OPINIÓN

Innovar para crecer

Bolivia sufre de una situación deficitaria en términos de innovación. Poca capacidad de las empresas para adoptar y aprovechar los avances en tecnología.

Actualmente, la economía global descansa en la innovación y el saber hacer productivo como factores de competitividad, crecimiento sostenido y por ende de prosperidad. Dado el contexto específico de Bolivia, una mayor inversión en innovación puede ser utilizada como un mecanismo poderoso para enfrentarse a varios retos como la pobreza, la desigualdad y la baja productividad.
La estructura económica de Bolivia no se basa primordialmente en sectores tecnológicamente avanzados, sino en un concepto de ventajas comparativas, centrado en la abundancia relativa de recursos naturales haciéndonos una sociedad rentista forzada a la pobreza. En ese sentido hay que pasar de un estado benefactor a un estado innovador, esta sería verdaderamente una revolución auténtica.
Según el reconocido Reporte Global de Competitividad, del Foro Económico Mundial, entre otros, Bolivia sufre de una situación deficitaria en términos de innovación. Poca capacidad de las empresas para adoptar y aprovechar los avances en la información y comunicación tecnológica, junto con una baja inversión tanto pública como privada en Investigación, Desarrollo e Innovación (I+D+i). La frase innovar o morir, exterioriza la importancia que los gobiernos deben dar a la I+D+i, algo que Bolivia no está forjando.
Los países que se han destacado por su nivel de desarrollo económico y social son los que han tenido la capacidad de aplicar la innovación a su cotidiano vivir. Los nuevos escenarios tecnológicos en los que se está moviendo un mundo hiperglobalizado brindan oportunidades y potenciales beneficios para países emergentes donde estos dejen de estar a la cola de los indicadores globales de innovación y desarrollo tecnológico. No obstante, para sentar las bases es un prerrequisito la construcción de Institucionalidad y un ecosistema dedicado íntegramente a la promoción de la innovación utilizando mecanismos de alianzas público privado, incluido en esta ecuación la academia, encaminando una estrategia de largo plazo que nos lleve hacia la transformación productiva y de esta manera pueda situarse al país en un lugar más privilegiado respecto a la innovación y desarrollo tecnológico, con el fin de mejorar nuestro porvenir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
A %d blogueros les gusta esto: