Cuento Ejecutivo

¡Y se hizo la tiniebla!